Como saber si tengo un estomago irritable

Estomago irritable

El término estómago irritable (dispepsia funcional) incluye una serie de molestias persistentes o recurrentes en la parte superior del abdomen, que pueden estar basadas en diversos trastornos funcionales. Es una enfermedad benigna muy extendida que se trata con medicación tras un diagnóstico a veces complejo para descartar otras enfermedades. La dieta y el tabaquismo influyen en el cuadro clínico.

Síntomas

Los síntomas varían de un caso a otro. Típicas son molestias en la parte superior del abdomen con dolor abdominal, ardor en el pecho, sensación temprana de saciedad, sensación de plenitud, sensación de hinchazón o hinchazón en la parte superior del abdomen, náuseas, eructos y flatulencia. Los síntomas pueden ocurrir en diferentes combinaciones. Además, a menudo se observan síntomas acompañantes como puntadas en el área del corazón, sudoración, trastornos circulatorios o problemas para orinar.

Las causas de la enfermedad no están claras. En general, se supone que existe hipersensibilidad provocada por el sistema nervioso, que puede desencadenarse por hiperacidez, intolerancia alimentaria, infecciones por Helicobacter, pero también influencias psicológicas. Es crucial para el diagnóstico que, aunque existen trastornos funcionales, no se pueden detectar cambios patológicos en el tracto digestivo superior.

Diagnóstico

Una buena proporción de la población sufre ocasionalmente los síntomas de un estómago irritable. Dependiendo de la variedad del cuadro clínico, pueden ser necesarios diagnósticos extensos antes de que el gastroenterólogo pueda descartar otras enfermedades. Se requiere un examen detallado, especialmente en el caso de quejas de larga duración. Pueden superponerse enfermedades concomitantes, como el síndrome del intestino irritable.

La discusión médico-paciente, en la que se cuestiona la historia clínica, es importante. La sospecha de estómago irritable (dispepsia funcional) resulta de las quejas. Los hábitos alimentarios, el estrés o la medicación pueden dar pistas sobre las posibles causas.

El objetivo del diagnóstico es descartar otras enfermedades como una úlcera de estómago o la enfermedad por reflujo. El examen físico y los valores de laboratorio permiten una mayor definición de los síntomas. La ecografía y la gastroscopia (gastroscopia) brindan información sobre cualquier cambio patológico en el tracto digestivo superior.

tratamiento

El tratamiento depende de los síntomas. Los síntomas como náuseas, arcadas o sensación de saciedad se pueden tratar con medicamentos. El gastroenterólogo aconseja sobre el comportamiento nutricional y recomienda dejar de fumar. En la mayoría de los casos, la terapia farmacológica iniciada conduce a la ausencia de síntomas. No se deben temer complicaciones.

El gastroenterólogo primero dará medicamentos de prueba, con los cuales se continuará la terapia si funcionan. Se utilizan antagonistas de los receptores H2 o inhibidores de la bomba de protones, que reducen la formación de ácido gástrico. Si eso no ayuda, se intenta regular los movimientos gástricos con gastroprocinéticos. El tratamiento contra la bacteria Helicobacter puede ayudar con los síntomas parecidos a las úlceras.

Deja un comentario